Comer todos de la paella es un costumbre atávica en los valencianos, es un síntoma de cordialidad y hospitalidad, al igual que hacen los beduinos con el cus-cus en la Haima. Se utiliza básicamente en las comidas de amigos y en familia cuando hay más arroz del que toca. Si las raciones van justas es